Mes de mayo en honor a María Sma.

María y su vida Apostólica

María nunca fue una mujer pasiva o alienada.

La Virgen madre nunca estuvo quieta, se mantuvo como el Espíritu Santo ,en continuo movimiento,pues de El estaba llena.En su vida Apostólica María hace muchas preguntas y las que sabemos,son las que le hizo al Ángel ¿Cómo será esto?.

María en su misión sale presurosa a visitar a Isabel,no se preocupa por la comida,el agua,el agotamiento,su embarazo,ella se dona ,se da a quien más lo necesita;María siempre ve la necesidad del otro.Después de que Jesús nace ella se pone en camino y acompaña la vida de Jesús preparándose a lo que se avecina,siempre tan llena de fe y de nuevo pregunta ;esta vez a Jesús,¿Porqué nos tratas así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados.Y cada palabra salida de la boca de Jesús era tan serena que María sin entender se abandona  a su fe.

Años mas tarde   Jesús empieza su vida pública y María a distancia oraba  ,para que las palabras de Jesús tocaran los corazones,su misión ,su apostolado.

Siendo la corredentora,era orar por sus hijos dispersos y animar a aquellos hombres que habían dejado a sus familias y se habían entregado a esa locura de amor de Jesús,recordandoles sus palabras  y actos  de la vida de Jesús querido hijo.Hasta el último instante Jesús  estuvo en su boca y lo proclamo más con el silencio de su vida ,que de ir de puerta en puerta.

María es la estrella de la evangelización

Hna. Marisol

Cómo orar

Santa Teresa nos dice que para orar imaginemos nuestra alma como un castillo de muy claro cristal, al que hay que entrar para encontrar en el, porque en él está en la pieza principal, «Aquel que sabemos nos ama». Hay que ir poco a poco, acostumbrándonos a estar dentro, a aprender el lenguaje de Dios, que no nos habla como hablamos tu y yo. El Carmelo es una escuela de oración. este camino no es como una carrera universitaria, no es solo una práctica sino una forma de vida, hay que ir ahondando en esta relación, para empezar esta relación que es de amistad, tiene que haber un conocimiento del Amigo, un deseo de estar con Él y conocer todo lo que es suyo; gozar de su grandeza, mientras mas le conozcamos mas le amaremos.
«Hay que entender bien que Dios no lleva a todos por un camino, y no sería nada extraño que el que cree estar muy abajo, esté en realidad más alto a los ojos del Señor» (C,17,2)

La oración como la enseña Teresa es una relación amorosa e interpersonal entre ella y su Señor y recomienda «Tratad con El como con padre y como con hermano y como con señor y como con esposo, a veces de una manera y a veces de otra…» (C 28,3) Relación humano-divina dentro del misterio de fe, esperanza y amor. Se basa en la fe y en la convicción de que Dios nos ama y que es amigo, pero hay que encontrar «Condiciones» y Dios se «abaja» para encontrarnos y no es «pensar mucho sino amar mucho», «tratarse»»a solas», «mucas veces» a lo largo y ancho de la vida, mas que «temarios meditables» interesan las personas y todo lo de cada una de las dos personas, los bienes y los males, necesidades e ideales, amigos y el entorno de cada uno. Así podemos alabar, adorar, suplicar, pedir, interceder, expiar, etc, etc. Incluso Teresa usa «la queja, el desatino de enamorada» Y la amistad como la vida son dinámicas de crecimiento, así la oración es germen de contemplación y la contemplación es reclamo de unión con el ser divino», Esta amistad que crece son los «grados de oración». (Tomas Alvarez)