LA AUTÉNTICA MATERNIDAD

La auténtica maternidad es al mismo tiempo una vocación natural y sobrenatural: la natural consiste en educar a los hijos para esta vida y conducir sus fuerzas físicas y anímicas hacia el mejor desarrollo; la sobrenatural, formar hijos de Dios ayudándoles a que participen de la vida eterna. Esta segunda función, si bien le corresponde en primera línea a la Iglesia y a los padres, junto a ellos está el educador en la escuela que muy a menudo tiene que compensar lo que los otros no pueden realizar. Ganar hijos para el cielo, en esto cosiste la auténtica maternidad-una maternidad espiritual que es independiente de la maternidad física-, la más hermosa, sublime y llena de alegría, aún cuando requiere no menos preocupaciones, sacrificios y fatigas que la maternidad física. 

Santa Teresa Benedicta de la Cruz OCD

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.