Jornada De Oración por las Vocaciones testimonio

hna.Erika de San pablo vocación

 

Desde muy pequeña descubrí la semilla de mi vocación religiosa, tenía la certeza que solo un amor muy grande podría llenarme. El hogar en que crecí me parecía maravilloso como Walt Disney, realmente todo marchaba genial, sucedió que mis padres se divorciaron, esto implico, que la base de fe que mi madre se esmeró en inculcarnos salió a flote  y el Señor  me sostuvo y dio gracias especiales para superar las pruebas una en el aspecto de mi madurez afectiva y otro en la gran tentación de considerar el suicidio como una alternativa. Cuando asistí a la profesión solemne de un tío que ahora es sacerdote, ese día  broto en mi organismo una alergia que implico muchas renuncias en mi juventud. A pesar de tener grandes valores inculcados en mi educación, Yo Vivía muy superficialmente y acallando el llamado de Dios .Tenia un novio que era muy respetado (popular)y tenía prestigio, después me entere  de su verdadera vida y es que había estado en la cárcel, era el jefe de una banda, vendía droga vivía vigilado por la policía etc. etc. Me di cuenta de que yo no era ni una pisca mejor que él porque a mi él no me interesaba en absoluto y solo lo había aceptado por apariencia. Dios insistía y fui invitada a un retiro  allí tuve un fuerte encuentro con Cristo ,sin embargo conocí allí a un chico  que según yo tenía todas las virtudes posibles (inteligente, educado deportista, tenía un grupo de rock, asistimos a la misma secundaría) y aunque ese amor era muy bello y valido decidí no volver a ese grupo  y empecé un acompañamiento vocacional con una religiosa  que duro unos años y cuando ya era el momento de la decisión definitiva mientras me encontraba haciendo mi servicio social me volví a encontrar a aquel chico que había conocido y  aun sentía yo algo por él ,me invito a salir y acepte, un día  antes de la cita fui a un concierto de música rock pop en español , fui porque me gustaba el vocalista ,para mi sorpresa me dedico una canción de amor, yo me sentí muy alagada con tal detalle ,y sin embargo no satisfecha del todo así que salí de allí antes que el bajara del escenario. El día de la cita  lo que parecía un cuento de hadas se cambio en una insatisfacción ,fuimos a una discoteque  así se llamaban esos lugares y donde antes había pasado horas muy  a gusto  y en tal compañía simplemente me sentía fuera de lugar  y él amor que por él tenía no me era suficiente, en breve acabo eso en un adiós definitivo; por un momento pensé como me pasa a mí esto y ahora mismo, que no me puedo casar, formar  un buen matrimonio y olvídate Señor de lo otro  desde aquí te serviré muy bien ,pero no  .Mis hermanos me decían estaba loca y que qué iba yo a hacer encerándome en un convento que todavía me podía casar .Contaba con el apoyo de mi mamá y papá fue el último en enterarse   y se lo dije en una conversación por teléfono él estaba fuera del país y mientras él pensaba un futuro diferente para mi me dijo ,quiero darte un regalo muy útil que te va a ayudar en tus estudios  solo dime el color que te gusta más, para un automóvil. Esta era la segunda vez que me ofrecían este regalo y ahora era mi papá fue un poco tentador .Yo le agradecí  y le manifesté mi deseo a la vez que pedía su permiso y apoyo y su bendición  ,él se quedó callado un momento y después dijo ,lo que a ti te haga feliz yo te apoyare. A mis amigas sólo  les dije que me vendría sola a vivir a Puebla, de hecho con dos de ellas deje citas pendientes con sus hermanos. También  me propusieron matrimonio, pero eso me pareció muy atrevido y no podía encontrar quien me satisficiera del todo  por lo que comprendí que solo Dios me bastaría. Y ser carmelita contemplativa, bueno a mí me fascinaba el quirófano, las urgencias, el apostolado con niños, las misiones y ancianos bueno  porque recuerdo que un día mientras iba en un elevador  cuando estudiaba enfermería en un hospital,  recordé aquello que había escuchado de Santa Teresita del Niño Jesús, que ella quería subir por un elevador y este serían los brazos de Dios Padre. Estar unida con Dios  ser su esposa es mi mayor felicidad  y él mismo me da la certeza de que mi vida de oración es capaz de abarcar  y llegar  a toda la humanidad

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *