Historia

 

Fundación del primer Carmelo de América y el origen de la comunidad

 

Hacia 1604 Ana y Beatriz Nuñez de Montalbán  y Sotomayor procedentes de Gibraleón en      España.Al haber muerto sus progenitores sin que ellas tomaran estado de casadas o religiosas, viajaron a la Nueva España al reencuentro de su hermano don Pedro.Al poco tiempo de arribar estas mujeres a Veracruz falleció su hermano,heredando ellas el crecido capital .Aunque desde que emprendieron su viaje aspiraban a ser religiosas;hallaron conveniente que Beatriz  por ser la mayor tomase estado matrimonial.Su hermana Ana vivió con ella dentro de su casa en una especie de clausura doméstica dirigida por su confesor jesuita.

Poco a poco el modo de vida de Ana se vio imitado por otras mujeres,como Elvira Suárez  de veintidós años de edad;Juana Fajardo,natural de Sevilla quien viajaba a las Indias en compañía de su hermana en búsqueda de un pariente acaudalado que residía en Honduras.El navío se desvió,debido a un fuerte temporal o al asalto de corsarios según otro cronista,y se vio obligado a detenerse algunos días en Veracruz,durante su estancia en costas mexicanas, Juana  fue invitada a unirse a la vida de retiro voluntario .

Hacia 1593,después de varios años de vida de clausura,estas mujeres reunieron sus capitales y se independizaron de la casa de Beatriz ,con la intención de lograr la quietud y retiro necesarios así  fundaron una casa de recogimiento llamada de San José .Dadas las inclemencias del  tiempo del puerto y sobre todo la inseguridad,decidieron trasladarse a Puebla.En 1601 recibieron la acogida y la licencia del obispo don Diego Romano para fundaran una  casa y beaterio bajo la advocación del mismo santo patrón.

Posteriormente ,otra mujer se sumaría al proceso de transformación de beaterio en el convento .Esta era María Vides quien se había embarcado a América unto con su marido,pero falleciendo éste en el trayecto,arribo sola a san Juan de Ulúa ,buscando ayuda de un pariente suyo don Alonso Ruíz,padre rector de los Jesuitas de Puebla y director espiritual  del Beaterio de San José.El la encomió a seguir esa  vida de recogimiento.

En 1602 se incorporó Beatriz ,hermana de Ana a la zazón de haber enviudado.En este lapso recibieron la visita de un Franciscano comisario del Santo Oficio de la Inquisición quien les regalo un libro de la vida de Santa Teresa de  Jesús ,texto que cambiaría el destino de sus vidas.

Durante la lectura del escrito una de ellas dijo hagamos un monasterio a semejanza de lo que aquí leemos.

 

El cronista de la Orden  menciona que la Fundación del primer convento de carmelitas descalzas en la Nueva España coincidió con la voluntad  de la Santa  de Fundar un monasterio en América debido al conocimiento de las muchas almas que se pierden en las Indias.

El recogimiento empezó a funcionar en una casa que un principio alquilaron junto a la Iglesia de San Marcos (estaba en obra y se ubicaba en ese entonces en las afueras de la Angelópolis).

La bula de  fundación papal del convento poblano fechada el 6 de junio de 1603.

Se autorizó la transformación  del beaterio a convento. Más tarde se trasladaron  el día 27 de junio de 1607 al actual convento.

Con alguna aportación de las dotes y con su propio trabajo ,ya que hilaban en oro hasta en ocasiones amanecer   ellas mismas aportaron con su esfuerzo  a la construcción del monasterio y de la Iglesia .

Decidieron la dedicación del monasterio de San José  se añadiera  el nombre de Santa Teresa y lo mismo la dedicarán la Iglesia a Teresa    de  Jesús con motivo de su  Beatificación realizada en 1614 por  Pablo V.

 

http://arquidiocesisdepuebla.mx/index.php/angelus/book/271-angelus-371/1-default-category

Carmelitas en  Puebla

 

Nuestro Padre San José

 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_0067-763x1024.jpg

Entre los santos lleva, sin duda, la primacía Señor San José, Padre  nutricio del Hijo de Dios, esposo de María y Patrón primario de nuestra Orden, quien desde tiempo  inmemorial ha recibido de nosotras un tributo de suma veneración, con devoto afecto.

Nuestra Santa Madre Teresa de Jesús le tenía una especial devoción: “Y tomé por abogado y señor a  el glorioso San José, y encomendéme mucho a él. Vi claro que así de esta  necesidad como de otras mayores, este padre y señor mío me sacó con más bien que yo le sabía pedir. No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que le haya dejado de hacer es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo, de los peligros que me ha librado así de cuerpo como de alma”.

 Lo puso de titular en su primer convento por ella fundado, el de San José de Ávila….”Y que  se llamase San José y que a la una puerta nos guardaría él y nuestra Señora la otra y que Cristo andaría con nosotras”.

Aquí   en la Nueva España ,nuestras madres fundadoras, cuando iniciaron su vida de recogimiento allá en Veracruz, siendo el clima muy cálido y enfermizo, sobre todo para quienes llegaban del viejo continente, tuvieron que pasar muchas penalidades. Como las diligencias humanas  no bastaban para remediar su situación, acudieron al  patrocinio de San José, nombrándolo de común acuerdo Patrono del Recogimiento,  experimentando desde ese momento la protección de tan grande santo.

Más tarde, obtuvieron autorización para que se le rindiera culto público a una imagen de San José, pintada al óleo: “…el 4 de junio de 1596, el padre doctor Pedro de Morales, religioso profeso y Rector del Colegio de la Compañía de Jesús, de esta ciudad de los Ángeles de la nueva España, y en virtud de los breves de su Santidad, dijo que sabía la elección y nombramiento de una imagen del glorioso San José con el Niño Jesús a su mano derecha. De estatura natural, de sombra puesto en su cuadro de pincel al  óleo, que se ha de colocar o está ya colocada en el altar principal de la capilla de su mismo título y advocación, que tienen las devotas señoras del recogimiento de la ciudad de la Veracruz, para que cualquier sacerdote regular o de la dicha Imagen…., y para que todos los fieles cristianos , estando con debida disposición de la divina gracia que visitaren con devoción la dicha imagen en el día que en cada año allí se celebrare la festividad del glorioso San José … consigan y ganen indulgencia plenaria y de remisión de todas las penas debidas por sus pecados, según los breves que su Santidad ha otorgado”….

 

Estando ya en esta ciudad nuestras madres fundadoras, cuando tuvieron que decidir sobre un patrón que las ayudase para la construcción de  este convento  de la Puebla de los Ángeles, todas optaron “porque los Patronos del convento fueran La Santísima Virgen María, su Divino Hijo Jesús, San José y La seráfica Madre teresa de Jesús”

La Iglesia fue dedicada a San José, pero como la iglesia parroquial, muy cercana, estaba dedicada al mismo santo, años más tarde nuestra iglesia se dedicó a Santa Teresa. El convento, desde entonces, lleva los dos titulares como patronos principales: de San José  y  Santa Teresa

“Cuando las Madres se vinieron de la Veracruz trajeron consigo la dicha imagen de pincel el Glorioso Patriarca san José, misma que don Pedro de Morales concedió las indulgencias referidas  en la bula arriba mencionada y la colocaron en el altar de la iglesia junto a la de san marcos . Y después de algunos años, cuando este convento se pasó a este sitio donde está, allí mismo se puso la imagen en el altar de la iglesia anexa. Y después que se hizo el retablo nuevo entraron la imagen el claustro interior y lo pusieron en un altar, donde las madres gozaban de la gracias y aunque gozaban de dichas indulgencias, no trataron de sacarlo a la iglesia nueva por no hallar la bula original y concesión, hasta que habrá pocos días  se encontró en el archivo de dicho convento, entre otros  papeles, por lo que dice esta testigo que la dicha imagen que ahora se pretende colocar en la Iglesia es la misma imagen a que se le concedieron la dichas  indulgencias y todo esto lo sabe de vista y es la verdad”  .

“Teniendo la información de lo referido y que la dicha imagen es la convenida, mandé que el presente notario saque un sumario de las dichas gracias e indulgencias y lo autorice para que se ponga en una tabla junto al dicho altar para que venga a noticia de todos los fieles y gocen de tantos bienes espirituales que en ello recibiere la cual pido y juro en forma este pedimento”.

Nuestras madres fundadoras tenían una gran devoción a San José, venerándolo como a verdadero padre y patrón del monasterio, y un gran celo para que todos se aprovecharan de la gracias e indulgencias que tenía la imagen que traían desde el recogimiento de la Veracruz, sacándolo de clausura, como hasta entonces había estado para que fuera venerado en la iglesia de Santa Teresa.

 

 

Nuestras Madres antiguas contaban que en aquellos tiempos difíciles que vivieron de persecución religiosa, entre los años 1926-1927. En una ocasión los soldados estaban apostados vigilando el convento, pues lo iban a catear. De pronto vieron a un personaje  con botas y manto que se paseaba en la azotea con majestuosidad y que inspiraba temor. Cuál sería el miedo que les provocó, que al instante abandonaron sus posiciones de vigilancia y huyeron, sobrecogidos de espanto. Las madres encontraron después hojas de tamal y demás basura, en donde se echaba de ver que llevaban ya un tiempo vigilando el convento.

Las madres siempre estuvieron seguras que fue Nuestro Padre San José quien las cuido, pues se conserva esta imagen de San José con botas y manto, a quien veneramos. Este santo siempre ha cuidado de sus carmelitas de Santa Teresa de la Puebla. Para su fiesta, el 19 de Marzo, hacemos una novena en honrar a san José meditando cada paso de su vida. Así como los siete domingos a San José antes del 19 de marzo .Y todos los 19 de cada mes hacemos una procesión  cantando  las letanías de San José, saliendo del coro hacia el refectorio, donde la madre priora pasa con una imagen de San José la cual da a besar a cada hermana, mientras se entona un canto.

La hermana María Guadalupe del Niño Jesús, religiosa  que entro en 1937,  y  falleció en 2014 testifica que las madres de mayor edad decían que dicha imagen al óleo se encontraba en la iglesia de Santa Teresa Puebla. Después se pierde el rastro de la venerada imagen. 

 Del libro:

Una Empresa Divina Las Hijas De Santa Teresa De Jesús En América 1604-2004

 

 

SAM JOSÉ

(DE BOTAS)

Comentarios cerrados.