Día de Pentecostés

Cincuenta días después de la pascua, culminamos  en el cenáculo,reunidos en oración ,junto con María la Madre de Dios. Recordamos así mismo como  Santa  Teresa de Jesús en un día víspera del Espíritu Santo , después de misa se fue a una parte apartada   donde rezaba muchas veces y mientras leía  comenzó   a entender  por la bondad de Dios  como el Espíritu Santo no dejaba de estar con ella y vio sobre su cabeza una paloma bien diferente de las de acá .<<Sosegóce   el espíritu con tan buen huésped >><<y comenzó a gozarla,quitósele el miedo y comenzó la quietud con el gozo,>><<desde aquel día entendí quedar con grandísimo  aprovechamiento en más subido amor de Dios y las virtudes muy más fortalecidas >>(V 38 9-11)

Podemos notar en esta experiencia  que  Teresa  queda  fortalecida por el Espíritu Santo como los apóstoles.Invoquemos ,pues en todas nuestras acciones a tan dulce huésped del alma y maestro  verdadero que es el Espíritu Santo,para que disipe nuestros miedos, nos de la paz y fortalezca nuestros deseos de crecer en las virtudes .

 

 

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta