POESÍA A LA VIRGEN MARÍA

infantita

Teotokos

 

En la creación, cuando Adán cayó

El Padre os destino una misión

Ser la Madre del Hijo

De Aquel  que nos traería la salvación

 

Desde toda la eternidad os preparó

La obra maestra de sus manos sois vos

Pues con sus dones os adornó

Y su mismo corazón os regaló

 

Aquel día venturoso en que Gabriel os visitó

Con total libertad de aceptar, o no,

En tu respuesta estaba la salvación

Y el  “Fiat” de tu corazón  brotó

 

El cielo y la tierra no cesaban de mirarte

Sus oídos más atentos que los del mismo Ángel

A una de alegría gritaron al escucharte

Que aceptabas ser del Emanuel la Madre

 

“Hágase en mí según tu palabra”

Fue la frase que pronunciaste

Con total abandono, tú confiaste

Y la misma Palabra vino a abarcarte.

Para Dios no ay nada imposible, dijo el Ángel

Tu parienta Isabel ya va en el sexto mes

Hacia las montañas te encaminaste a pie

Pues tu caridad no conoce ningún límite

 

¡Oh Madre ¡Aquella noche en que Jesús nació ,

El Emanuel, El Dios con nosotros llegó

El  Dios Poderoso en todo se anonadó

El consejero Admirable en tu portal nació

 

Cuando tomabas a Jesús en tus brazos

Sabías que era tu Hijo, pero también tu Dios

Eres Madre de la Fe de la esperanza y del amor

Puesto que nada preguntabas, todo lo meditabas en tu corazón

 

Alegrías y penas Jesús niño te dio

Que alegría tan grande estrecharlo a tu corazón

Y que pena cuando en Jerusalén se quedó

En medio de los doctores a todos sorprendió.

 

Y en el día de nuestra redención

Una espada atravesó tu corazón,

Al verlo de una cruz colgado,

Con el corazón traspasado.

 

 

 

Madre mía, conocías muy bien las escrituras

Ahí se anunciaba que al tercer día resucitaría

Resucitó, Aquel quien te dio vida

Y a los cuarenta días al cielo subía

 

Madre de Jesús, Madre de Dios,

Madre nuestra, Madre del  A mor

En el año 431 en el concilio de Éfeso

Este dogma, para los cristianos se proclamó

 

Teotokos, Madre de Dios

Toda la iglesia proclama

Toda la Iglesia te llama

Madre del verdadero Dios

 

Todos invocamos tu auxilio y protección

Quita nuestras aflicciones y limpia nuestro corazón

Para poder cantar  sin interrupción

Alabanzas al Divino Corazón.

 

Que en el cielo y en la tierra,

Nos unamos a tu voz

Y cantemos eternamente,

El cántico del Amor.

 

 

María  Madre nuestra,

María Madre de Dios,

Nos gloriamos de ser tus  hijos,

Y te entregamos alma y corazón.

 

Virgen excelsa,

Madre querida,

Tuya es mi vida,

Vela por mí,

Cuando deba dejar el suelo,

Llévame al cielo,

Cerca de ti.

 

Natalia de la Madre de Dios  OCD   1 DE ENERO 2009

 

 

«Una imagen traída a América por el hermano de Santa Teresa de Jesús»

 

Nuestra Señora de Inmaculada Concepción de El Viejo,Nicaragua.

Se dice que la imagen de la Inmaculada Concepción que se venera desde el siglo XVI,fue traída a América  por Rodrigo Sánchez De Cepeda y Ahumada,familiar de Santa Teresa De Ávila. Él venia a América  con la misión de entregar dos imágenes da la Inmaculada :una en Perú y otra en Nicaragua.

Existen dos versiones

La primera cuenta que Rodrigo Sánchez desembarco en el puerto de El Realejo,Nicaragua.Luego, continuo su ornada a caballo.Cansado ,se detuvo en San Antonio a pasar la noche.Al otro día,cuando quiso continuar su camino,el español no encontró ningún animal que se atreviera a moverse con la preciosa carga.Informado el cura párroco de lo que ocurría, interpreto el hecho como un deseo de la Virgen de establecerse en ese lugar.Don Rodrigo aceptó la petición  del sacerdote y juntos llevaron la imagen a un sencillo oratorio de la parroquia local, donde se inició el culto que desde esa fecha le brindan sus fieles devotos y peregrinos. La tradición popular llamó a la Virgen y al pueblo»El Viejo»,atendiendo a la edad de quien trajo la imagen a América.

La segunda versión cuenta que don Rodrigo Sánchez de Cepeda y Ahumada,por su edad avanzada, llego a la misión franciscana en busca de un mejor clima para su  salud.Establecido en este lugar, quiso que la imagen de la Virgen se colocara en una habitación , que luego se acomodó como oratorio.Los habitantes de la región, atraídos por la bella expresión  del rostro de la imagen, comenzaron a llegar al oratorio.Allí se reunían a rezar el rosario,novenas y oraciones.Con el paso del tiempo, se organizo un culto que duró varios años.

(Orozco Trinidad ,2004  Homenaje a la Santísima Virgen  ,Colombia ;Editar Ltda.)

MODO DE RECOGER EL PENSAMIENTO

Este ejercicio de estar mucho con ÉL (con Jesús) que Teresa de Jesús nos ofrece («Orar es estar muchas veces tratando a solas con Quien sabemos nos ama»), será un apoyo constante en nuestra oración teresiana. Siguiendo poco a poco estos pasos, irán avanzando mucho en este camino dice la Santa en breve tiempo….. dependerá de la perseverancia y constancia de vivir, todos los días esta aventura orante de ser Amigos fuertes de Dios.

Les presento de manera esquemática y practica este modo de recoger el pensamiento… o la práctica de oración mental de santa Teresa de Jesús.

TOMA DE CONCIENCIA: Entiende que, sin ruido de palabras, le está enseñando este Maestro divino… En la contemplación. Su Majestad es el que todo lo hace, que es obra suya, sobre nuestro natural…

PREPARACIÓN: Pensar y entender qué hablamos, con quien hablamos, quienes somos los que osamos hablar con tan gran Señor… pensar esto y otras cosas semejantes de lo poco que le hemos servido y lo mucho que estamos obligados a servir es oración mental….

PRIMER PASO: Examinar la conciencia

SEGUNDO PASO: Pues está solo procurar tener compañía… Representa al mismo Señor junto contigo y mira con qué amor y humildad te esta enseñando… No estés sin tan buen amigo.

  TERESA NOS ANIMA: ¡Acostúmbrate, acostúmbrate! No te duela el tiempo en cosa que gastas en esto… Acostúmbrate a estar junto a este verdadero Maestro.

TERCER PASO: No te pido ahora que pienses en él, ni que saques muchos conceptos, ni que hagas grandes y delicadas consideraciones con tu entendimiento; no te pido más que le mires: MIRA QUE TE MIRA

CUARTO PASO: No solo le mires, sino hólgate de hablar con él, no oraciones compuestas, sino de la pena de tu corazón, que las tiene él en muy mucho. ¿Tan necesitado estás Señor mío, qué quieres admitir una pobre compañía como la mía, y veo en tu semblante que te has consolado conmigo?

QUINTO PASO: «Juntos andemos Señor, por donde fuereis, tengo de ir; por donde pasareis, tengo de pasar…» (C 26,6)

(P. Julio Rincón Gloria OCD)